lunes, 17 de noviembre de 2008

9



me aguardan telarañas
y un nombre incubado
en las suelas de mis timberland

aunque no parece
ya es poco lo que se me complica
si no incluimos
unas cuantas palabras en inglés
la limpieza de la casa
después de la visita de Delissa y Sergio
y las condenadas dietas

las lluvias me favorecen
estoy en mi último día de histeria mensual
he vuelto a comer zanahorias
y me voy acostumbrando
menos al puto frío de afuera

2 comentarios:

La escribiente diurna dijo...

Ori:

Qué raro que no estés sufriendo de dietas falibles! niña! si sos muy linda así como estás;)quedate tranquila. Comé sano y listo. Ese es el secreto de la milanesa! ja comer sano y no parir de bronca cagándose de hambre...(se lo digo por experiencia) Y si no te sirve, hacé mucho ejercicio y comé normal y también sirve...pero creo que lo ideal es un mix de actividades de todo tipo;)
Besotes caribeños

PD: uy, casi lo olvido, al final viajaste a Argentina?

Cris Cam dijo...

El padre de Rajid
por miedo a los siks y los mahometanos
le hizo tomar un vapor hacia la Metrópoli.

Rajid, sin embargo,
era feliz en Calcuta
el hambre que no le alcanzaba
sí le dolía.
Era querido por sus amigos
amado por sus concubinas
Pero buscado por las dagas.

Ahora toma clases de antropología
en Oxford
y pasea con su traje inglés
por Yorkshire.

Pero las niñas transparentes
se burlan a la hora del té
de su piel, su acento, su dieta y sus oraciones.

Añoró las mañanas de sol
los aguaceros zenitales
los arcoiris vespertinos
el cercano rugir de un tigre.
Cuando supo,
que dagas con sangre
había en todas partes.

Renunció a corregir su fonética
se vistió con la simpleza de los lugareños de su nueva comarca
cuyos antepasados
nunca habitaron castillos
para quienes su sonrisa
les parecía simpática.

El se había purificado
en el Ganges
y el Támesis no era mejor

Era hora
de dejar el Imperio
y salir a comprar especias.





y los arcoriris