miércoles, 17 de enero de 2018

2014

Creo que la última vez
que vi a Ari y a Lester
fue cuando cumplí 31

trajeron velas y pastel
que no recuerdo si probé
una semana en recaída:
ron y cerveza
(más ron que cerveza)

volví a casa 3 días después
a un fin de semana de vino
antes de reclutarme al centro
4 días de detox
para salir a mi último fin de semana
de vino y cerveza
(más vino que cerveza)

en julio cumpliré 35 

jueves, 11 de enero de 2018

some mornings

Some mornings
eran más jodidas que otras
para levantarse
sobretodo cuando no había
sobras de vino o cerveza

las madrugadas
se volvían películas en el techo
cobertor empapado de sudor y escalofríos
piso con orines de perras
o vómitos de vino o cerveza

se volvían “illness in the family”
para faltar al trabajo
y “personal illness”
la siguiente semana

y después fueron todas las mañanas
por meses
enferma de tanto vino y cerveza
hasta que me cansé
de estar cansada y enferma

lunes, 11 de diciembre de 2017

lo mejor...

Escribir sobre las cosas me ha permitido soportarlas.
C. Bukowski


y también soportarme:
en los días de regla
donde me vuelvo más bitchy que de costumbre
o un puñado de fuckin sensibilidad
de querer y no saber qué putas;


en los noviembres que nunca serán
aquel noviembre de la aventura
más rica y más hermosa;


cuando se me antoja un tequila
y decido por un double shot of espresso;


lo mejor es que también


he aprendido a quererme.

domingo, 22 de octubre de 2017

Inquietud

el corazón tiene más cuartos
que un hotel de putas
G.G.M


No recuerdo haber visto amanecer
tan conciente como ahora.


Siempre quise playa,
minotauros jugando a las escondidas;
me quedaba ahí,
mano- tapaboca
para no levantar sospechas
en los dioses a los que nunca les recé.


No miento cuando digo que soy feliz,
por eso he aceptado casarme para el año que viene,
sin embargo, tengo un abecedario infinito
de malas intenciones
colgándose en mi espalda;
una tuerca perdida en todos lados,
menos donde podría encontrarla.
Todavía llevo guardada en las pupilas
a esa chica rota y perversa
que a veces se asusta/aburre de la quietud
que se puede conseguir construyendo un hogar;
he vuelto a sentir a los duendes como en un tiovivo
hurgando en la gaveta del “érase una vez…”
donde guardo a un Ronald, exquisitamente desnudo,
apartado del resto de amantes equis.
He sentido a los duendes nuevamente
y han traído consigo a un chico de 26,
inmaduro, inestable y con lindas pompas.
Pero sé que, al igual que otros que han estado
y otros que vendrán,
sólo será esa sonrisa y excitación
pasajeras de miércoles en el gimnasio.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Mis derechos de mujer


No me considero feminista. No me van los extremos. Creo y defiendo la igualdad. 



viernes, 13 de enero de 2017

Chele Nike





Chele nike le llamábamos
al chico rubio y ojos gato de la cuadra
capitán de uno de los equipos de baloncesto

-Adiós, chele nike.-
Le dije una vez que barría la acera;
se acercó, me regaló un chicle,
y se fue sonriendo.
Supongo ahí me enamoré
de ese flaco, novio de Fátima,
la castaña, ojos miel que estudiaba conmigo

Un día, en el campo del colegio,
me pidió que fuera su novia.
Le dije que no.
(tenía 14 y él cumpliria 20 ese ‘97)
Volvió con Fátima y dejó de hablarme por un tiempo.

Chele nike tenía un hijo con otra
castaña, ojos miel
y también se cogia a un marica
/aunque siempre lo negó/

Otro día intentó besarme
con aliento a chicle, cigarro y alcohol.
Me moría de amor por él
pero más de miedo
(nada que ver con la putica
que la Carmela se inventó
y que llegue a ser muchos años después)

-Adiós, chele nike-
Pasó por casa, y me vio con enojo
-Adiós, gorda fea-
Un año más tarde, repuesta
y enamorada en secreto de otro,
me fui
y no le dije adiós


miércoles, 11 de enero de 2017

Al principio, no podía escucharla sin lloriquear. Mera alegría. Y agradecimiento.

jueves, 5 de enero de 2017

...sin ruido

Te sigo queriendo con la misma intensidad, adorado hijo de puta, pero ahora lo hago sin ruido y sin dramas.

jueves, 29 de septiembre de 2016

15

Estos fueron mis 15. Mi tía me preguntó ese mismo sábado si quería hacer algo, y me dio dinero para comprarme un vestido. No usaba vestidos en ese entonces y el rosa nunca me llamó la atención. Se invitaron a los vecinos de la misma casa, mis 2 mejores amigas y a primos. El pastel lo hizo la mamá de mi hermana, con quien no mantuve contacto. Ah, nada típico de un quinceañero, pero se nota que estaba feliz.

domingo, 24 de julio de 2016

XXXIII


Decidimos irnos de playa ese viernes. Cena a donde yo quisiera esa noche. Abrí mi regalo hace 3 meses, cuando me puse de curiosa a revisar el shared calendar en Google. El chele se acordó de la primera vez que vine a su casa, puso música y yo busqué “my favorite song in English.” Y sonó “Yellow” de Coldplay. El viernes celebramos mis treintaitrés. Segundo cumpleaños completamente sobria. Lo terminaremos de celebrar el 6 de agosto, escuchando/viendo a Coldplay en vivo (el día antes será mi segundo aniversario de sobriedad).