martes, 18 de mayo de 2010

martes, lluvia y yo

Llueve martes y yo también

hay un alex en mi vida que pronto se irá
y sí, estoy para dramas sentimentalismo
y nomedejes
[que decir adiós siempre va a estar cabrón]

vuelvo a comprobar que el amor
no es paratodalavida
que este amor no iba a ser
paratodalavida

vuelvo a ser redundante
vuelvo a fingir que estoy bien
y a encerrarme para llorar
salir y volver a fingir

mucho tiempo feliz con un alex
al cual le hacía café
y preparaba desayuno
uno que otro fin de semana

mucho tiempo feliz con un flaco narizón
y malhumorado
que llegué a olvidar
que no iba a ser paratodalavida

2 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Casi siempre solemos llover en cada adiós.
Certeros versos.

Saludos...

Orietta Delmar dijo...

joer...
que lo que dicen de la costumbre es la mera verdad.


gracias por pasar, on jorge!